Estudiar En Otra Ciudad

fotos-de-mujeres-sentada-sobre-su-maleta

Por G Fernanda

Cuando salí de colegio, me vine a estudiar a Santiago, vivía en un pueblo pequeño, donde todos se conocen. Los primeros meses en Santiago fueron horribles,me costó mucho adaptarme.


Un día hice parar una micro (las amarillas) corrí, me subí, y el chofer ni siquiera me dio el boleto, saludé a todas las personas de la micro, y nadie me saludó de vuelta, me quedaron mirando de forma extraña, sentí una tristeza porque no recibí ningún saludo, recién en ese momento me había dado cuenta que ya no estaba en mi pueblo.

Desde ese minuto nunca más me comporté como una “carmela”, y por obligación me tuve que acostumbrar al ritmo de la ciudad, debo decirles que me costó, todo era muy rápido y muy distinto a mi pueblo.

Hoy el panorama es distinto, me acostumbre a vivir en esta ciudad, aunque aveces igual me dan ganas de irme.

¿A ustedes les costó adaptarse a la nueva ciudad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *